Se encarga de instrumentar las políticas, sistemas y procedimientos necesarios para garantizar la exactitud en el registro de las operaciones financieras, a efecto de suministrar información necesaria para la toma de decisiones, promover la eficiencia y eficacia del control de gestión y facilitar la fiscalización de sus operaciones, cuidando que dicha contabilización se realice de acuerdo a las leyes y reglamentos aplicables. Este departamento sirve de apoyo y complementa al área financiera de la empresa.